Un disco duro, mucho mejor que la nube

No me gusta la nube. Por fin, ya lo he dicho. Esta muy de moda guardar todos los datos online, en “la nube”. Sobre el papel casi todo son ventajas. Para quien no lo sepa, por “la nube” me refiero a todos los sistemas actuales que te dejan guardar tus archivos online.

Vamos, servicios como Dropbox, Mega y compañía. tienen bastantes ventajas, lo reconozco. La más evidente es que tienes los archivos “a tu disposición”, en cualquier momento y lugar. Siempre que estés conectado a internet claro. Y eso sobre el papel es muy bonito. Pero vamos a ser sinceros. ¿Cuántas veces realmente has necesitado acceder a “la nube”? La palabra frase de la pregunta es “necesitado”. ¿De verdad te ha sido imprescindible tener tus cosas guardadas en la nube, o te habría sido igual de practico tenerlo en tu ordenador, o si me apuras en un disco duro externo?

la nube: mejor un disco duro

Para mi, no es más que otra pijada, un servicio que se ha puesto de moda y que ahora parece imprescindible. Que sí, que está muy bien eso de tener tus archivos ahí, pero en muy pocos casos te hace falta. Al final se ha vuelto en un servicio que usamos sin pararnos a pensar si de verdad lo necesitamos. Esta ahí, todos lo usan y nosotros también nos apuntamos.

Yo soy de la vieja escuela y prefiero tener mis cosas guardadas yo misma. Luego aparecen noticias donde por fallo del usuario o de la empresa se han filtrado un montón de datos privados y muy personales. ¡Qué sorpresa! Nada de eso te pasará si guardas tus archivos en un disco duro externo, de calidad. . Y eso sí es privado, lo tienes tu en tu casa o tu oficina. No está online, donde dependes del buen hacer de la empresa para mantener a salvo tus archivos. A salvo de los demás, porque la empresa de “la nube” sí que tiene acceso.

Y la empresa no es lo que me preocupa. Pero sí sus empleados. Ellos tienen acceso, y son personas de carne y hueso. ¿Podrán resistir la tentación de fisgonear en los archivos que custodian, sabiendo que ahí hay datos de sus ex-parejas, sus familiares, amigos…? Eso son sólo unos ejemplos. Sé que la mayoría de los empleados son profesionales y no harán este tipo de cosas. Pero basta con que uno sólo de ellos quiera liarla, para que te arrepientas de no haber usado un disco duro externo.

Puedo entender el uso de sistemas de almacenamiento online en empresas. Ahí si veo muchas ventajas. Aunque de la misma manera, podemos exponer archivos de empresa confidenciales o material delicado a una posible fuga. O a un simple fallo, a que un empleado resentido publique esa información… hay muchos riesgos.

Nada es perfecto, y donde muchos se fijan sólo en las ventajas, otros nos fijamos en las posibles consecuencias de una filtración o fallo en los sistemas de almacenamiento online.

Personalmente prefiero tener la seguridad de guardar mis fotos y documentos privados en un sistema que físicamente sólo está a mi alcance. Siempre corres el riesgo de que el disco duro pueda ser robado, o dañado en un incendio o inundación, pero hasta para eso hay productos especialmente preparados.

Me sorprende la alegría con que las personas se lanzan a subir todas sus vivencias online, a salvo sólo por una contraseña. Son valientes. Yo prefiero tener mis cosas en el disco duro externo, uno bueno y de calidad que sé que va a durarme años.