Solución a un desatasco en la comunidad

En otros artículos hemos abordado diferentes aspectos relacionados con el hogar. Desde sillones a consejos de limpieza (como este de aquí). Hoy os voy a comentar una pequeña sorpresa que nos llevamos la pasada semana. Y no, no es una sorpresa agradable. Os adelanto cómo termino la historia: con la ayuda de fontaneros expertos.

Me solucionaron la papeleta, pero vaya situación. La verdad es que fueron muy majos y me dieron un servicio impecable. Pero ese es otro tema, ahora toca explicar porqué necesité llamar a un fontanero.

Cuando compré mi piso quería una vivienda amplia y espaciosa. Los pisos de nueva construcción suelen ser más pequeños. Encontré el piso que buscaba, con bastantes metros cuadrados y techos altos. La contra: que en los pisos con ciertos años las tuberías y la instalación eléctrica son bastantes años y es frecuente que den problemas.

En mi caso la instalación eléctrica no me ha dado ninguna dificultad. Pero sabiendo que terminé llamando a un fontanero en Madrid, ya os imagináis que las tuberías han sido otro cantar. Por lo que me dijeron los fontaneros, lo más habitual es que las cañerías estén deterioradas por el paso de los años, y vayan teniendo pequeñas fugas.

Que la tubería tenga una fuga pequeña es todo un dolor de cabeza, es mejor que sea una gran fuga. ¿Porqué? Pues porque aunque de primeras el estropicio es mayor, es fácil ver dónde exactamente está perdiendo agua la cañería. Si la fuga es pequeña, ira soltando gotitas a un ritmo constante. No es tan evidente dónde está ubicada la fuga y eso puede ser peor, ya que hay que picar la pared o el suelo hasta dar con el sitio concreto donde está rota la tubería.

Eso si son fugas. De esas he tenido ya dos, pero en esta ocasión me vi obligada a llamar a l fontanero por otro tipo de problema: un atasco en las cañerías. Los desagües del piso no han tenido ningún tipo de mantenimiento durante estos años. Ni por parte de los propietarios anteriores ni por parte de la comunidad. Todos sabemos que hay que revisar estos temas de vez en cuando, pero lo cierto es que no nos acordamos de ello hasta que ya hay un problema y necesitamos la ayuda urgente de una empresa de fontaneros.

Al ver que se desbordaban los lavabos, quedó claro que nos enfrentábamos a un atasco en algún lugar de las cañerías. Al principio llamamos a un fontanero de confianza al que recurrimos para este tipo de averías. Ya por teléfonos nos advirtió de que si se trataba de un atasco serio era mejor recurrir a una empresa especializada en desatascos.

Desatascos en Madrid capital

Y así era. Consultamos con los vecinos y no era un caso aislado en nuestro piso. Era un atasco de la cañería general del portal y nos afectaba a todos. A esas alturas quedó claro que un fontanero normal no iba a ser capaz de darnos una solución definitiva.

Así que preguntando por ahí, nos recomendaron a la empresa de Madrid. ienen un camión preparado justo para este tipo de tareas.

Lo bueno es que al no ser problema del piso, el pago no me correspondía a mi en solitario. Al final lo pagas igual claro, pero si se hace con cargo a la comunidad como que duele menos. Y también te descargas del problema. Se llamó para que se encargasen de desatascar la tubería, y en cuestión de un par de horas habían solventado el atasco. El que se quedó ahí hablando con ellos fue el típico vecino al que le gusta controlar todo, que es muy pesado pero para estos temas siempre viene bien y el se lo pasa de maravilla estando ahí encargándose de gestionarlo todo.

Total, un susto grande que al final no fue para tanto. Menos mal que el desatranco era necesario a nivel del portal y no sólo de nuestro piso. Antes o después a todos nos toca lidiar con problemas de mantenimiento y necesitar los servicios de un fontanero o un electricista.