Sillones relax

A mi juicio, este es el mueble que no puede faltar en el salón de tu casa. No hace falta que tu domicilio tenga muchos metros cuadrados. Un pequeño rincón en el salón será suficiente para colocar un sillón relax. Créeme, lo agradecerás.

No es un simple mueble, es tu refugio. Un pequeño espacio en el que relajarte y desconectar.

Ejemplo del tipo de sillón que me encanta

¿Te gusta leer? Genial, nada mejor que sentarse y disfrutar de una novela de intriga en tu sillón.

¿Te gustan los deportes? ¡Perfecto! Pon el partido de tu equipo y disfruta con la victoria (o apoya en la derrota). Una bebida y a ver el partido desde tu sillón.

¿Has tenido un mal día en la oficina? Siéntate, activa el modo masaje del sillón y reclínalo. Cierra los ojos y siente cómo tu cuerpo se relaja y recibe el descanso que necesita.

Antes eran un pequeño lujo, pero ahora sin dar demasiadas vueltas puedes encontrar a la venta sillones relax a buen precio. Existen otros grandes tiendas físicas donde los encontrarás, como Ikea o El corte inglés, pero si lo que buscas son sillones baratos tu mejor opción es GangaHogar.com. Hay muchos modelos, cada uno de un estilo diferente. Yo soy partidario de los sillones de piel. Me parece un material cómodo, higiénico y muy fácil de limpiar.

Duración y cuidado del sillón

bonito sillón con reposapies individual

Los sillones de tela también son perfectamente válidos, pero son más proclives a recibir manchas. Si estás viendo un partido desde tu sillón y se te cae algo de bebida en un despiste, es más complicado de limpiar y puede dejar una mancha que no termine de eliminarse bien. Con el sillón de piel no tienes ese problema. Lo secas, pasas un paño limpio y listo. Como nuevo.

Y lo mismo con manchas de comida. Como se te caiga un trozo de pizza el un sillón de tela… si, la has liado bien.

En su momento ya dimos varios consejos sobre higiene en sillones, te recomiendo que te pases por ese artículo. Además, los sillones de tela se pasan de moda rápidamente. Cuando lo has comprado te pareció que pegaba muy bien con la decoración y el color de las paredes. En cuanto pasen unos años el diseño de la tela estará pasado de moda. Ya no pega. O está gastado y tiene aspecto sucio o viejo.

Sillones reclinables

La solución puede ser volver a tapizar la butaca, pero es un gasto y sobretodo unas molestias extras. Sí, ahora pensarás que seguro que lo mandas a tapizar. Pero la verdad es que por pereza o por costumbre lo irás dejando y sin darte cuenta un día tendrás invitados y te dará vergüenza el aspecto de tu sillón, con su tela gastada, su diseño pasado de moda y esos lamparones y manchas.

Mejor ir sobre seguro: una butaca de piel es mucho más recomendable. Que sí, que es algo más cara. Pero con el paso del tiempo es más practica, así que es una buena inversión.

Los muebles deberían acompañarte durante varios años. Estarán contigo a diario. Te sentarás en ellos. Los verás muchas horas al día. Es mejor gastar un poco más y comprar algo que realmente te guste.

Tu pequeño rincón

Algunos sillones incluyen reposa-pies. Son bastante cómodos, pero al final tienes el mueble separado en dos piezas y es un incordio. Lo dicho, gasta un poco más y compra un sillón reclinable. Pulsas un botón y se reclina en el ángulo que más te guste. En una palabra: perfecto.

Luego está el tema de los masajes. Ya sabes que algunos modelos incluyen función de masaje. A priori te puede parecer una tontería, pero es muy practico. No es algo que vayas a usar todos los días. Pero cuando lo necesites, ese día que de verdad estás cansado, agradecerás pulsar un botón y notar que el respaldo del sillón se calienta. Ahí tus músculos se relajan y tu espalda lo agradece. Y en ese momento activas la función masaje. Eso es el paraíso.

Ya que vas a comprar un buen sillón, ¿porqué no comprar uno con ese pequeño extra? Darse un capricho de vez en cuando es un derecho. Y créeme, si el sillón es bueno será uno de tus rincones favoritos de la casa.

Los sillones relax aparecieron en la década de los 80. Por aquel entonces la tecnología era bastante rudimentaria, pero gustaron y la gente los compró. A partir de ahí se han ido perfeccionando.

Estilos de sillones relax

Ahora mismo los sillones relax se dividen principalmente según el tipo de masaje que dan:

  • Shiatsu. Estos sillones usan presión, movimientos de rotación y pequeños barridos. Lo que hace es liberar la tensión de los músculos: relajar tu cuerpo.
  • Sueco. Este tipo de butacas dan un masaje con movimientos de “amasado” y desplazamientos largos. El objetivo es reactivar la circulación.

Por supuesto, hay modelos que combinan los dos tipos, aunque lo más habitual es el estilo Shiatsu. Por eso los llaman sillones relax.

Por supuesto, también hay muchos modelos sin función masaje y pueden ser perfectos para el salón de tu casa.

Si vives cerca de un Ikea, podrás pasarte por allí para ver qué sillones relax tienen a la venta. Lo mismo se aplica a El corte inglés o a una tienda de muebles local. Aunque si lo que buscas es buen precio, nada mejor que una tienda online.

Y hasta aquí el post de hoy. Creo que ha quedado claro cuál es mi mueble favorito del salón, ¿verdad?