Cómo reparar un suelo de vinilo

Cuando arreglamos el piso, cambiamos también los suelos, que estaban bastante estropeados. Y para ahorrarnos algo de dinero, pusimos suelos de vinilo que imitan con su dibujo a la madera.

La verdad es que dan el pego completamente, si sólo los miras parece que es madera auténtica, pero claro el tacto no es lo mismo. El caso es que sale bastante más barato que el parquet o la tarima flotante (obviamente) y es muy fácil de colocar.

Incluso lo colocamos nosotros mismos con unas nociones básicas y siguiendo las instrucciones del fabricante y de los consejos de otros usuarios que lo habían hecho ellos mismo. La colocación fue todo un éxito y hemos disfrutado de estos suelos durante bastantes años.

Pero con el paso del tiempo, el desgaste es patente y an empezado a aparecer feos rayones que le restan belleza, tanto al suelo como a la estancia.

Arreglar suelo viniloLas quemaduras accidentales y los agujeros provocados por arrastre de objetos o de tacones de zapatos pueden ser imposibles de reparar en un suelo como este, pero verás que con un poco de maña y los materiales adecuados, todo esto tiene solución y no tendrás que cambiar el suelo por completo.

Con estos sencillos pasos podrás reparar el suelo estropeado para que al final quede como nuevo sin serlo.

El primer paso es encontrar un trozo de vinilo que nos haya sobrado (siempre es importante guardar la pieza que nos sobra cuando lo coloquemos, para futuros arreglos), y si no tenemos ninguna porque nos hemos desecho de ella, comprobar si siguen teniendo ese mismo modelo en la tienda donde lo compramos.

Si ninguna de las dos opciones anteriores es factible, la única salida que nos queda es cortar un trozo de una parte no visible del suelo, como un trozo que está debajo de un mueble. Asegúrate de que la pieza que cortas es del mismo tamaño que la pieza que vas a reemplazar.

Para despegarla, puedes aflojar el adhesivo en una esquina con un secador de pelo y levantamos la esquina con una espátula o la punta de un cuchillo. Después despegamos suavemente la pieza suelta, aplicando calor al adhesivo viejo mientras tiramos suavemente hacia arriba del vinilo.

Después pega la pieza a reemplazar sobre la zona dañada y corta al ras de la pieza, con un cuchillo que corte perfectamente, la zona que vas a sustituir (para que sea de tamaño idéntico).

Retira la zona que vas a eliminar y cualquier material adherente que esté pegado en el suelo. Pegamos, con el mismo material que utilizamos para pegar el vinilo, la sección nueva, como un sellante de juntas de poco brillo o un sellador de juntas de vinilo.

Justo después, aplica una presión uniforme encima de la zona que hemos repuesto para que no sobresalga ninguna esquina. Así habrás colocado el nuevo parche y casi no se notará que es acoplado.