Cómo prevenir que las tuberías se congelen en invierno

El agua tiene una característica única, se expande cuando se congela. Esta expansión pone una enorme presión sobre lo que la contiene, las tuberías de metal o plástico. No importa cuan flexible sea el material de la tubería, al final se puede romper. Y si se rompe tendremos que llamar a un fontanero.

Las tuberías que se congelan más frecuentemente son las que están expuestas al frío intenso, como las de las piscinas, las de los patios, jardines, o sótanos. Pero también las tuberías interiores pueden llegar a congelarse.

Por eso, antes de que pase, tenemos que hacer algo por nuestra parte para prevenir que ocurra. Hay muchas recomendaciones, por eso hemos reunido las mejores y más eficaces:

Hay que retirar el agua de las piscinas exteriores y de las líneas de suministro de agua de la piscina (si lo hay) siguiendo en todo momento las instrucciones del fabricante o del instalador. En ningún caso hay que utilizar anticongelante, ya que es perjudicial para el medio ambiente y es peligroso para los seres humanos, animales domésticos, etc.

como prevenir que las tuberias se congelenCierra las válvulas que suministran agua a mangueras al aire libre. Busca por todo el hogar las líneas de suministro del agua para la calefacción, las del baño, la cocina, el sótano… tanto las tuberías de agua caliente como las de agua fría deben estar bien aisladas.

Si ves que no están bien aisladas, a lo mejor tienes que instalar o colocar algún producto específico para el aislamiento. Si no hay tiempo para eso, el papel de periódico puede proporcionar un cierto grado de aislamiento y protección a las tuberías expuestas.

Mantén las puertas del garaje cerradas si hay líneas de suministro de agua en el garaje. Las puertas abiertas en la cocina y en el mueble del baño pueden hacer que el aire caliente circule alrededor de las tuberías.

Mantén el termostato a la misma temperatura, tanto durante el día como por la noche. Esto puede hacer subir la factura del gas por la calefacción, pero puede evitar una reparación mucho más costosa, la reparación de las tuberías si se congelan y se rompen.

Cuando en el exterior hace mucho frío, se puede dejar los grifos un poco abiertos para que sólo goteen . Este goteo continuo puede ayudar a prevenir que las tuberías se congelen.

¿Y que se puede hacer si la tubería ya se ha congelado? Si abres el grifo y únicamente sal en chorrito, puedes sospechar que tu tubería se ha congelado. Las tuberías con más peligro a congelarse son las de las paredes exteriores.

Mantén el grifo abierto. El área congelada empezará a derretirse y el agua empezará a fluir a través de la zona congelada. Que el agua corra a través de la tubería ayudará a que el hielo se derrita.

Puedes incluso ayudar a la descongelación colocando una almohadilla eléctrica, utilizando un secador de pelo o envolviendo la tuberías en toallas empapadas en agua caliente. Nunca utilices un soplete, un calentador de propano, una estufa de carbón, u otro dispositivo con llama.

Si no encuentras el área congelada o no es accesible, llama a un fontanero profesional. Revisa las demás tuberías ya que si una tubería se puede congelar, las otras también.

Protección para el futuro. Si la congelación es algo muy habitual en los meses fríos, considera la posibilidad de reubicar las tuberías más expuestas para proporcionarlas una mayor protección contra el frío. Aísla áticos, sótanos y pequeños espacios ya que el aislamiento mantendrá la temperatura elevada en estas áreas.